20 de enero del 2017

Cataluña creará un índice para controlar la subida del precio de los alquileres

Cataluña creará un índice para controlar la subida del precio de los alquileres

La consellera de Gobernación, Administraciones Públicas y Vivienda de Cataluña, Meritxell Borràs, ha informado de que crearán un índice de precios de alquiler para controlar las subidas, después de constatar el incremento de precios en 2016. En concreto, los alquileres en esta comunidad crecieron un 26,8% interanual, hasta situarse en 13,3 euros el m2, según datos de idealista. Este indicador servirá de referencia para que los Ayuntamientos concedan bonificaciones en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) a aquellos propietarios que mantengan los alquileres dentro de los niveles acordados. 

El grupo de trabajo organizado para este fin ha encontrado una fórmula para evitar precios abusivos: la puesta en marcha de un índice que tomará como referencia las fianzas depositadas en el Incasòl y valorará criterios como la superficie, la ubicación, el estado de la casa, la eficiencia energética o si está amueblado o no. 

Para Fernando Encinar, jefe de estudios de idealista, "la mejor manera de controlar el precio de los alquileres es tomar las medidas que sean necesarias para aumentar la oferta. En este sentido dar seguridad jurídica a los propietarios de los pisos vacíos es una de las mejores herramientas, junto con la promoción de nuevas viviendas sociales destinadas al alquiler

Si comparamos el precio de alquiler de Barcelona con el de otras capitales españolas podemos concluir que está en unos altos niveles, pero debemos empezar a valorar a Barcelona como una de las principales capitales europeas, y en este sentido el precio del alquiler en Barcelona está muy por debajo de lo que podemos encontrar en cualquier otra gran ciudad europea como Berlín, París, Zurich, o Milán. Además Barcelona está siendo cada vez  más un polo de atracción de profesionales extranjeros que llegan a la ciudad con un alto poder adquisitivo y y no tienen intención de comprar porque vienen de una cultura de alquiler. Y es una de las principales razones por las que los precios están subiendo de manera más aguda que en el resto

El objetivo es que los propietarios no pongan unas rentas superiores al índice y para incentivarles posibilitará que los consistorios catalanes puedan aplicar bonificaciones en el IBI. De hecho, en caso de publicar un alquiler por encima del precio del índice, el casero tendrá que avisarlo y no tendrá acceso al aval de alquiler de la Generalitat. Pero el Gobierno catalán aún no cuenta con el apoyo de los Ayuntamientos y tampoco ha confirmado si ya ha trasladado a estas administraciones de qué modo se implicarán en la medida.

Además, la Generalitat también estudia actuar sobre el IRPF mediante bonificaciones para aquellos caseros que ajusten el precio del alquiler dentro de la franja que ofrezca el índice. Sin embargo, todavía no cuenta con el apoyo del Estado, con lo que no hay nada concretado. 

Otro castigo a los propietarios es que las ayudas a la rehabilitación que concede el Gobierno catalán como los Ayuntamientos se den con preferencia a los propietarios que certifiquen que ofrecen sus pisos a precios inferiores al índice. 

Borràs ha declarado que, desde la conselleria de Vivienda, «queremos tirar adelante de manera inmediata la creación de un índice de referencia del precio del alquiler, que dará transparencia al mercado de renta y también permitirá modular los incrementos exagerados que en el alquiler se puedan producir». Según fuentes de la consejería, el decreto que regulará este índice de referencia podría estar listo en un plazo de dos o tres meses.

El gobierno de la Generalitat creó un grupo de trabajo para poder crear medidas que ayudarán a moderar los incrementos del mercado de alquiler que, principalmente, experimenta Barcelona y su área metropolitana por extensión. Al intervenir en el mercado del alquiler con esta medida, buscan contribuir en un equilibrio de los precios de la oferta existente y entre los derechos y deberes de inquilinos y propietarios.

Esta medida, que plantearon como «urgente», no es la única que elaborará el grupo de trabajo creado por el Govern. Como ya anunciaron al aprobar la ley 4/2016 de Derecho a la Vivienda, prevén presentar para después de verano la futura ley de alquiler donde esperan desplegar a fondo más acciones en materia de alquiler en Cataluña.

¿Cómo funcionará?

Las medidas que establecerán el precio medio de alquiler se basarán en los datos dispuestos en el Incasòl. Es decir, donde actualmente se formalizan legalmente los contratos de alquiler en Cataluña. Al tratarse de una referencia de las transacciones, es un dato más fiable y ajustado a la realidad del mercado. Aunque en declaraciones del presidente de API Cataluña, Joan Ollé, para El Periódico, esos precios «acaban siendo una media de un fenómeno que es disperso y puede acabar siendo un nido de conflictos».

Esos precios, también serán regulados en función de las características de cada inmueble. Esto es, el tamaño del piso, su ubicación, su accesibilidad o el estado de conservación de la vivienda. De esta forma, habrá un precio máximo y otro mínimo, según lo determinen esos factores.

Aun estableciendo un techo al precio del alquiler, no se congelarán en el tiempo los valores de la medida en un mercado tan dinámico como el inmobiliario y se irán repasando las cifras. Cada dos años se procederá a la actualización de los precios de referencia por m2 del índice y cada cuatro años se revisarán los criterios de elaboración del indicador.

Para aquellos propietarios que ajusten el precio del alquiler a la referencia de la Generalitat, se les ofrecerá la posibilidad de acceder a las ayudas de plan de vivienda de Cataluña. Por ejemplo, tendrán acceso a subvenciones a la rehabilitación de la vivienda o acogerse a los beneficios del aval alquiler.

 

Noticia publicada por https://www.idealista.com